Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

¿Cuándo una gata o un gato son “mayores”?

Como ocurre con las personas, el envejecimiento de los gatos y gatas es variable, aunque se considera que a partir de los 7-8 años entran en la etapa de mediana edad o madurez. Así, dividimos la tercera edad en 3 etapas:

  • Mediana edad o madurez: de los 7 a los 10 años.
  • Senior: de 11 a 15 años.
  • Geriátricos: mayores de 15 años.

 ¿Y qué ocurre en esta etapa de su vida? 

La salud del gato viejo

Los gatos también se hacen mayores!

En esta etapa hay una serie de cambios que explican la mayoría de problemas de esta edad:

  • Disminuyen las defensas
  • Disminuye la capacidad de respuesta a las infecciones
  • Trastornos en el aparato reproductor
  • Empeora la movilidad
  • Disminución de visión y audición
  • Problemas dentales frecuentes
  • Mayor riesgo de tumores
  • Obesidad o pérdida de peso
  • Tendencia a la deshidratación
  • Cambios en el comportamiento

Disminución de las defensas y de la capacidad de respuesta a las infecciones

Aquí es muy importante la medicina preventiva, manteniendo el plan antiparasitario y vacunal adaptado al tipo de vida de nuestro/a gato/a.

Hemos de tratar las enfermedades lo antes posible así como mantener controlada cualquier enfermedad crónica, como diabetes, hipertiroidismo,etc..

Trastornos del aparato reproductor

Los problemas más frecuentes son la infección de matriz y los tumores de mama en las gatas. Afortunadamente la esterilización temprana actúa de manera preventiva reduciendo el riesgo casi a 0.

Para una detección precoz de tumores de mama, recomendamos la palpación rutinaria y acudir al veterinario al primer indicio.

Empeora la movilidad

Como preventivos aconsejamos que el gato o la gata mantengan siempre un peso adecuado y fomentar la actividad física con juegos durante toda la vida, incluso de mayores (siempre sin forzar).

Para aquellos felinos con dificultad es necesario adaptar el entorno, proporcionando areneros con borde más bajo (o bien lo podemos recortar nosotros) y facilitar el acceso a lugares elevados a los que le guste subir (sofá, cama, etc.)

Menor vista y/o oído

Es importante saber que la pérdida de vista suele estar relacionada con enfermedades que provocan hipertensión o cataratas, como por ejemplo, la diabetes, la enfermedad renal o el hipertiroidismo, por citar las más frecuentes.

Queda claro entonces, que ante la aparición de pérdida de visión, debemos llevar al veterinario a nuestro gato o a nuestra gata.

Para mejorar el día a día en los gatos afectados recomendamos mantener las rutinas (comida, juego, descanso) y facilitar una casa previsible y sin obstáculos.