Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

¡Mi gato ha perdido el apetito!

Cuando tu gato o gata come menos, o no quiere comer, debes llevarlo al veterinario inmediatamente.

A veces el motivo del desinterés por la comida es fácil de tratar, pero en muchas ocasiones es más complicado de averiguar la causa y ponerle remedio.

En cualquier caso, un veterinario tiene que examinar a tu felino para valorar la gravedad de la situación.

Aquí el tiempo juega en nuestra contra, ya que una pérdida del apetito prolongada hace más difícil y costoso su tratamiento.

perdida de apetito en gata

Si tu gato come poco, seguramente hay un motivo y éste podría ser importante. Pide consulta con el veterinario.

¿Y eso por qué?

Con independencia de lo que motivó la falta de apetito, el organismo pone en marcha una serie de mecanismos para paliar la falta de energía.  Como por ejemplo movilizar grasa, que en el gato tiene una complicación frecuente llamada lipidosis hepática.  Esta complicación consiste en que el hígado acaba acumulando parte de la grasa, cosa que provoca un mal funcionamiento por parte de éste. Aparte de esto, bajan los niveles de vitaminas, como la B, que empeora aun más la anorexia.

De aquí que, en muchos casos, mientras se están tratando, sea conveniente poner una sonda de alimentación para revertir estas complicaciones.

Aparte, si hay una enfermedad física que lo está afectando, ésta irá avanzando.

Pero esto pasa cuando un gato está sin comer durante semanas, ¿no?

No. Se ha visto que, con pérdidas del apetito de pocos días, hay gatos que ya presentan lipidosis hepática, siendo más frecuente en gatos obesos.

Como hemos remarcado en otros artículos que ya hemos publicado, los felinos intentan ocultar que están enfermos.  Es muy frecuente que cuando nos damos cuenta de que nuestro gato come menos, lleve ya algún tiempo padeciendo la enfermedad.

Bueno, y ¿qué tengo que hacer si mi gato come menos?

Cuando tu gato come menos o no quiere comer debes llevarlo al veterinario inmediatamente.

Como causas por las que tu felino puede comer menos las podemos agrupar en:

  • Relacionadas con el alimento

Si has cambiado la dieta porque se te ha acabado su comida habitual y has comprado lo primero que has encontrado, aun siendo de calidad, es muy probable que tu gato lo rechace, ya que de forma natural no suelen comer alimentos novedosos hasta que no se familiaricen con ellos.

Si quieres leer más sobre la alimentación de tu gato, clica aquí. 

  • Relacionadas con una enfermedad física

Como nos ocurre a nosotros, la mayoría de las enfermedades, reducen el apetito, sobre todo aquellas que afectan la boca, provocan fiebre, dolor o síntomas digestivos, como vómitos y diarrea.

  • Relacionadas con el entorno

Ten en cuenta que no solo una enfermedad física hace que un gato coma menos. Cualquier cambio en el entorno de tu gato puede hacer que éste coma menos.

Por eso es importante que hagas memoria sobre si ha habido algo que ha modificado el territorio del gato, como:

  • Ruidos: obras, vecinos ruidosos
  • Llegada de una nueva mascota
  • Llegada de otra persona a casa: bebé, etc.
  • Situaciones estresantes en el entorno familiar
  • Olores nuevos: ambientadores, tabaco, etc.
anorexia felina

Gato con sonda de alimentación.

Y una vez empieza a comer, ya está el tema resuelto, ¿no?

Lamentablemente otra vez la respuesta es no. Por 2 razones:

1.- Dependiendo de qué motivó o causó la anorexia tendrá que hacerse un seguimiento.

gato que no come, gato anoréxico

Si tu gato se encuentra mal y deja de comer, debes solicitar ayuda.

2.- Cuando el organismo está sin comer, para poder alargar la supervivencia, entra en un estado de bajo metabolismo o “stand by”, y todas las funciones van más lentas, pero cuando vuelve a haber ingesta de alimento, si esta no se tiene bien controlada y no se hace de manera paulatina, la llegada masiva de alimento para procesar-absorber, sobrepasa la capacidad que tiene el cuerpo en ese momento, y puede provocar la muerte en un plazo corto de tiempo, porque entre otras cosas, bajan los niveles de fósforo y eso produce una anemia letal.

Como has podido ver, existen numerosas razones que hacen que tu felino coma menos, y por poco tiempo que lleve comiendo menos, las alteraciones que se provocan pueden ser muy graves.

De aquí que remarquemos la importancia de que lo examine un veterinario o veterinaria lo antes posible para que realice las pruebas necesarias, ponga el tratamiento más adecuado, y realice los controles necesarios. No pierdas el tiempo y el dinero, comprando otra dieta, difusores de feromonas o tratándolo en casa sin asesoramiento por si era aquello que tuvo hace unos meses. Su vida puede depender de ello.

 

También podrían interesarte estos otros artículos: