Facebooktwittergoogle_pluspinterestmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestmail

La alimentación mediante pienso seco tiene algunas ventajas para el propietario respecto la lata, como son que se conserva mejor, incluso en verano y un coste económico menor. De cara al gato, parece que promueve menos la formación de sarro.

El alimento húmedo tiene como ventajas el aportar más agua a la dieta del gato, y eso puede ser importante, sobre todo para gatos con problemas urinarios.

Lo ideal sería combinar las dos alimentaciones, usando “de base” el pienso pero proporcionando parte de las necesidades diarias del gato en alimento húmedo.

Para esto es muy importante comenzar en edades tempranas ya que se ha visto que el gatito que prueba diferentes texturas y sabores de alimento, si padece alguna enfermedad felina en el futuro, es más fácil que acepte los cambios de dieta.

Evidentemente, usemos el formato que usemos, recomendamos para gatos dietas de alta calidad, que encontrarán en Centros Veterinarios y tiendas especializadas, ya que así nos aseguramos un correcto aporte no solo de proteínas, carbohidratos y grasas, si no sobre todo de elementos esenciales como la taurina y vitaminas. Su gato vivirá más feliz.